Segunda individual de Gonzalo Borges

El artista de origen cubano Gonzalo Borges presentará el próximo 2 de mayo  su segunda individual “Mitos y leyendas del Caribe”.

La muestra, conformada por unas 20 obras de las que se destacan dibujos a tinta, simbolismo caribeños,  cuenta con las críticas de los expertos de la plástica  Marianne de Tolentino y Abil Peralta Agüero.

Será inaugurada a las 7:00 de la noche en el Centro Domínico Alemán de la Ciudad Colonial y estará abierta al público durante 15 días.

Sobre esta exposición dicen los  críticos  “aunque siempre hay  una evocación de su patria, Cuba, “una nostalgia que va y viene con las olas de color que refleja  Gonzalo Borges en los cuadros que pinta, los cuales  nos trasladan por instantes a aquellos paisajes cálidos de la isla”.

Gonzalo Borges

El artista también ha emprendido viajes a nuevos mundos que ahora hacen parte esencial de su búsqueda artística y la pintura le ha dado  la libertad, la posibilidad de expresar su sensibilidad, su estilo particular de concebir el mundo que lo rodea.  

Informan los críticos que desde niño, Borges  supo que su voz estaba en el pincel; aquel pincel que sin temor inunda de color  espacios inertes que toman vida nuevamente, naciendo de una fusión de colores, una expresión mestiza de paisajes y formas no menos auténticas que han traspasado las fronteras; los propios límites de sus cuadros, afectando directamente a sus observadores, desprevenidos habitantes del mundo amplio y pequeño a la vez en el que existe la obra surrealista de Gonzalo Borges. 

A pesar de la adversidad, el  pintor  ha sabido llenar de color su propia vida; es un hombre sabio que ha entendido que el arte es empeño, lucha, sacrificio y también mucha alegría”, comentan, destacando que  es “un héroe urbano que nos invita a conocer su obra, es como si el lienzo se rompiera y nos inundara de una  reflexión y nostalgia”.

 

ZOOM
La pintura de Gonzalo Borges

Es un aporte normativo dentro del denominado arte étnico, que asume la desconstrucción de signos y símbolos de la cultura ancestral para proponer un discurso acentuado por lo caribeño, pero en clara sintonía con los discursos más actuales y audaces del arte de nuestro tiempo, sobre todo en lo que concierne a su estructura formal y la maestría en el balance de su diseño y composición visual.

(448)