¿Qué hay detrás del muro? – Animal Politico

¿Qué hay detrás del muro? – Animal Politico

En “Temporada de Plomo”, el artista argentino Mauro Giaconi se apropia de los muros de la Galería Arróniz para representar lo que está detrás de las paredes: caos latente.

octubre 20, 2012 Moisés Castillo

Pájaros que no quieren volar. El sol dibuja las sombras de las hojas secas. Los niños gritan aburridos. La pared de una casa sigue agrietada y tan gris. Los perros se dan un baño en la fuente llena de moho. Las personas ya no se miran. Imágenes que no hieren la tierra, pero que suceden en un paisaje efímero y casi siniestro. La vida instantánea. Esta es “Temporada de Plomo”, intervención del artista argentino, Mauro Giaconi, que se apropia de los muros de la Galería Arróniz para representar lo que está detrás de las paredes: caos latente.

Mauro es arquitecto y pintor por eso le gusta jugar con el espacio-tiempo y representar la realidad a través de su mejor arma que es el dibujo. La intervención se creó en un par de semanas con el fin de generar una pieza fugaz que nació el día de la inauguración (18 de septiembre) y que morirá en la clausura de la exposición el próximo 30 de octubre. El plomo hace referencia al grafito, que es el material con el que construye universos paralelos. A través de su trazo plasma lugares inquietantes donde la confusión es la constante. Intenta evocar esa sensación que se vive en las calles para llevarla y vomitarla en los muros.

La idea de trabajar con el dibujo, quizá, es para revalorar a un elemento esencial del arte. En tiempos de que algunos “artistas contemporáneos” solicitan a otros pintar o dibujar sus piezas, otros prefieren, como Mauro, conmover fielmente a lo que le ordenó su imaginación y su intuición a través del trazo. De alguna manera “Temporada de Plomo” provoca sentimientos y emociones que dictan que estamos vivos, inmiscuidos en una descomposición social, pero al final vivos. Los muros son como cristales donde se pueden filtrar imágenes de tiempo.

 Genero un paisaje en un estado latente donde no preciso si es el fin o el comienzo, si es un derrumbe o el nacimiento de un paisaje real. Intenté proponer desde el nombre muchas formas posibles de ver la pieza. El nombre como una especie de ancla para poder transitar el espacio. Me interesa mucho en este tipo de intervenciones efímeras como la idea de lo intangible, como algo que ves pero que no te lo puedes apropiar”.

Su técnica consiste en superponer diferentes capas de textura. Dibujar y borrar, dibujar y borrar, proponer y anular para generar situaciones nuevas que terminan con un juego de paciencia, como esperar la imagen adecuada y de repente click. Crear una vista a partir del desapego. Los muros son testigos de lo que está pasando afuera como realidad y adentro como metáfora. Obra ficcionada.

 

“De igual manera trabajé sobre los vidrios, pintándolos, dibujándolos y raspándolos intentando también generar un diálogo como más imperceptible con el exterior en donde el único color que hay en la imagen es el color real del paisaje. Atraer ese color pero en una forma muy mínima”.

 Recibió el primer premio Philips para Jóvenes Talentos, mención del jurado y mención de honor en el Salón Nacional de Dibujo y fue seleccionado para el Primer y el Segundo Premio ArteBA-Petrobrás.

 Ha realizado diversas exposiciones individuales: Entropía, Galería Arróniz Arte Contemporáneo, Ciudad de México; Aquula, Galèrie HO (Histoire de l’Oeil), Marsella; Fractura Expuesta, Galería Zavaleta-Lab, Buenos Aires; Unburden, Galería Dot FiftyOne, Miami. Y participó en exposiciones colectivas en San Pablo, Buenos Aires, Londres, Boston, Miami y DF.

Animal Politico

 A sus 35 años, Mauro rechaza ciertas modas o estereotipos del arte contemporáneo. Tal vez el dibujo o intar están en desuso, pero la idea de trazar ha sido una decisión consciente y de constante aprendizaje. Como dice el artista plástico, Hugo Lugo, cuando el trabajo es contundente permanece. Y Mauro cree en su práctica artísitca, borrar y seguir reinventándose.

 En 2007 visitó por primera vez México a invitación de la Galería Arróniz y su vida cambió drásticamente. Su esposa y su hija son mexicanas y se siente adoptado por el país. La idea de trabajar la superficie de muros surgió a partir de su mudanza y ver al DF como una ciudad caótica, viva, con una arquitectura presente, moderna, en estado de fragilidad. Así entabló un diálogo desde el interior con el exterior.

El artista argentino Mauro Giaconi.

“México es una ciudad que hoy en día está en un estado latente. Está muy presente para bien o para mal. Entiendo que de alguna manera uno tiene que entrar en diálogo con el lugar que está habitando como para poder apropiárselo un poquito, como para poder sentir que tengo un poco de familia en cada lado”.

 Cuando estudiaba en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón (IUNA) era fan del trío emblemático del muralismo mexicano, sobre todo de José Clemente Orozco. Pero cuando vio en vivo la obra de David Alfaro Siqueiros se quedó estupefecto, hipnotizado. Dice que sus influencias directas provienen de sus colegas como Omar Barquet, José Luis Landet, Marcos Castro, Agustín González, Naomi Rincón Gallardo, entre otros.

 “Me interesa mucho lo que pasa con el mundo del arte en México, hay una forma diferente de producir con lo que se acostumbra en Buenos Aires. Creo que hay un diálogo lúdico con el exterior. El mundo del arte es mucho más fluido, más de ida y vuelta. El DF es una ciudad que está mucho más cerca del mundo que Buenos Aires. Sin embargo, en los últimos años se ha puesto un ojo a los artistas argentinos que están proponiendo todo el tiempo retos para pensar, percibir y sentir”.

>Galería Arróniz Arte Contemporáneo. Plaza Río de Janeiro 53, Colonia Roma. Hasta el 30 de octubre.

View the original article here

(295)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *