Paúl Cezanne, pintaba en total aislamiento, lejos de la ciudad y la sociedad. Desconfiaba de los críticos, tenía pocos amigos, exponía de forma ocasional. De ahí el sobrenombre de ‘El Ermitaño’. No terminaba su trabjao y destruía algunas de sus obras. Sus obras son mundialmente conocidas, y están valoradas en millones de dólares. En sus últimos años quedó en la pobreza. Su obra ‘Jugadores de cartas’ se colocó en el puesto #1 como la pintura más cara en la historia, subastada en € 191 millones (fuente), superando a la pintura ‘Número 5′ vendida por $ 140 millones (fuente) de Jackson Pollock.

Paúl Cezanne

View the original article here

(397)