Articulos
En la Galería Bodden OSCAR CARBALLO: ¡Entre la luz y el tiempo!

Desde la “esquizia” citadina y la algarabía cotidiana. Desde las soledades y el silencio, y “fuera de registro”, como diría un maestro de la aguatinta. Desde los inicios de mi atención al hecho estético como “forma especializada” de la idea, he querido suscribir la muy íntima percepción de que la profecía del arte, o lo que es lo mismo: la expresión de la espiritualidad y la condición humanas a través de los más sutiles, maravillosos efectos de la imaginación creativa, ha de florecer únicamente entre la luz y el tiempo.

¿Y qué es lo que digo o intento  decir que quiero escribir? se trata de un asunto sumamente delicado y fascinante. Sin rebuscar, un torbellino de cuestiones entra en juego al repasar sobre los secretos del proceso alquímico que  cataliza la operatividad física, el grado de plasticidad o espiritualización del soporte matérico de la obra de arte. Soporte elemental que habrá de aportar efectiva resistencia crítica y temporal al gestual estético, expandiendo la misma operatividad de la obra de arte como “realidad mística” (Duchamp); como ícono identitario; como manifestación del mito indestructible y enigmático de la relación entre vida y obra;  como cifra poética que nos revela el mágico esplendor que adquiere “el  sueño de la imaginación” (Goya) entre la luz y el tiempo.

Y, precisamente, luz y tiempo son realidades, estados y dimensiones radicales de la vida, la  materia, la existencia y la creatividad artística. Su combinación estalla como materia prima en el cristalino y significativo extracto de obras recientes, entre dibujos y pinturas en técnica mixta sobre papel y tela, que, bajo el título de “Y paso el tiempo, y paso”, presenta actualmente el artista cubano Oscar Carballo en la Galería Bodden, localizada en la C/El Buen Pastor #18 del sector Evaristo Morales.

Y ya en el mismo título, Oscar Carballo nos hace cómplice de su fructífero “viaje a la semilla” (Carpentier), hacia los trazos, huellas y energías de la consciencia identitaria del Caribe insular. Un viaje que ha implicado pasión, concentración, disciplina, tiempo de entrega y celebración. Una transmigración constante  de Oscar Carballo a través del signo ancestral, la historicidad, la magia consubstancial y lo real maravilloso americano. Un trayecto hacia la iluminación íntima y  hacia la energética y clarividente policromía que caracteriza su obra reciente.

Durante la última década, la producción pictórica y dibujística de Oscar Carballo evidencia un admirable proceso de “tamizaje” conceptual. El universo visual que se especializa y se expande en la obra de este importante artista cubano, radicado en Santo Domingo desde hace más de tres lustros, nos impacta la retina y la sensibilidad de manera fulminante.

Aunque la cuestión de la memoria material y espiritual como dimensión in-temporal constituye  el aspecto medular de su poética, el repertorio simbólico que emerge en las pinturas y dibujos recientes de Oscar Carballo retiene una belleza y unos significados indecibles. En estos trabajos en técnica mixta sobre papel, Oscar Carballo se reafirma con un creador con talento para el rigor y la ejecución apasionada.

En trabajos como los titulados  “La Conquista”, “En Equilibrio”, “Monumento”, “Cortando en el Aire”, “Sinfonía aun Verde”, “En Equilibrio con el Libador” y “Con la PC en APEC”, la poderosa síntesis estructural, el juego lúcido y  delicioso  de líneas, planos y texturas; el fino vuelo conceptual que sostiene el  diseño del espacio estético, así como la polivalente efectividad que retienen las formas, la signografía  y la gestualidad, determinan los altos niveles de artisticidad y esplendor imagético de la superficie sensible.

Oscar Carballo extrae una deliciosa e inefable espectrología de la memoria en la que germinan las secretas insinuaciones imagéticas del signo ancestral, la naturaleza, la fauna, la arquitectura, la cotidianidad, el pensamiento y la imaginación delirante. Frente a este caudal de imágenes mutantes, confrontamos un mutante imaginario de lo imprevisto, deliciosamente facturado, mediante una lúcida y abrasadora compenetración existencial con los elementos fundamentales del hecho plástico.

OSCAR CARBALLO

Nace en Santiago de Cuba, el 4 de agosto de 1951. Realizó estudios en  la Escuela de Arte José Joaquín Tejada, Santiago de Cuba; en la Escuela Nacional de Arte -Cubanacán- y en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Su intensa y fructífera labor creativa se equipara con su consagración en el ámbito de la educación artística superior en Cuba, México y República Dominicana. Ha sido profesor en la Escuela de Arte José Joaquín Tejada y en la Universidad de Oriente, Cuba. En 1984, obtiene el Primer Premio de Grabado del Salón Nacional de la UNEAC  en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba. 1988: Presidente de la Asociación de Artistas Plásticos de la UNEAC, integrando el Consejo Nacional de las Artes Plásticas del Ministerio de Cultura. 1990: condecorado por el Ministerio de Cultura de Cuba con la Medalla por la Cultura Nacional.

Desde hace más de 15 años vive y trabaja en Santo Domingo. En la actualidad es profesor de dibujo y grabado en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña -UNPHU- y en la Universidad APEC. Entre sus más importantes exposiciones individuales en nuestro país se establecen: “Reencuentro con la Memoria”, Museo de Arte Moderno (1993); “La Era, Un Mundo Intimo y Otras Cosas”,  Galería Elespacio (2000), y “Archivo de Imágenes”, Galería Elespacio (2003). Oscar Carballo ha participado en más de cien exposiciones colectivas, tanto en Cuba como a nivel internacional. Sus obras se encuentran en colecciones públicas y privadas de Cuba, Alemania, EEUU, México, República Dominicana, Bolivia, Venezuela, Francia, Bulgaria, España, Nicaragua, Ecuador, ex Checoslovaquia, Polonia, Brasil, Portugal, Colombia, Italia y  en la ex Yugoslavia.

Escrito por: AMABLE LÓPEZ MELÉNDEZ

OSCAR CARBALLO

(471)

About the author

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *